Dogmas marianos

Dogmas marianos

Dogmas marianos

Evangelización

Querer ser fieles seguidores de las enseñanzas de la Iglesia es  asumir  las verdades que nos ofrece, no como una obediencia a ciegas, sino por el beneficio que éstas procuran para  fortalecer nuestra fe  y, con ello, acercarnos más a Dios.  La figura de María ocupa un lugar privilegiado en este proceso, y es por ello que a la Iglesia no le bastaron los datos históricos y bíblicos, sino que deseó ir más a fondo de los misterios de María, invitándonos a acoger, a creer y por supuesto a aceptar: “Los Dogmas Marianos”, o “dogmas de María”.

Pero, ¿qué es un dogma? Respondemos diciendo que es un conjunto de verdades, las cuales, la Iglesia las declara solemnemente como reveladas por Dios y las propone para ser creídas por los creyentes de todo el mundo. Así pues, mediante largos procesos y reflexiones dentro de la historia de la Iglesia se han definido cuatro dogmas de María, que actualmente profesamos con mucho fervor. 

Estos dogmas marianos son: LA MATERNIDAD DIVINA, LA INMACULADA CONCEPCIÓN, LA PERPETUA VIRGINIDAD Y LA ASUNCIÓN DE MARIA.

 Definida en el año 431 d. C. en el  Concilio de Éfeso, por el papa san Celestino I, en esta parte de la historia, aconteció que un Patriarca de Constantinopla, llamado Nestorio, negó la maternidad divina de  María, diciendo que solo era la madre de Jesús como hombre (Cristotokos), pero no madre de Dios (Teotokos); ante este error,  el Concilio declara: “Si alguno no confiesa que Dios, no  es el Emmanuel  (Cristo), y que por eso la santa Virgen es madre de Dios, sea anatema” (DS 113). María es la Madre de Dios porque llevó en su seno al Hijo de Dios, y dio a luz al Emmanuel, es decir, Cristo no se divide, ni confunde ni se separa como hombre y luego como Dios.

Es así que nosotros afirmamos que su maternidad no solo se refiere a la humanidad de Cristo en cuanto a su vida terrena, sino que también  es Madre de la divinidad de Jesús, verdadero Dios, y verdadero hombre. 

De este dogma se desprende una dignidad inmensa de María, que está por encima  de toda creatura, como lo describe santo Tomás: “[…] La Bienaventurada Virgen María, por el hecho de ser Madre de Dios, tiene cierta dignidad infinita, derivada del bien infinito que es Dios” (Summ. Theol., III, q.25 a.6). 

Por ser María Madre de Dios hecho hombre, es Madre de toda la humanidad porque ella sigue intercediendo por nosotros ante Él con el cariño de una madre que ama y protege a sus hijos. 

“Lucero del alba, aurora estremecida, luz de mi alma, Santa María. Hija del Padre, doncella en gracia concebida, virgen y madre, Santa María. Flor del Espíritu ave, blancura, caricia, madre del Hijo, Santa María. Llena de ternura, bendita entre las benditas, madre de todos los hombres, Santa María” (Himno, Laudes de la Solemnidad de Santa María Madre de Dios).

 Este dogma fue proclamado por el Papa Pío IX el 8 de diciembre de 1854: “Declaramos, proclamamos y definimos que la doctrina que sostiene que la beatísima virgen María, fue preservada inmune de toda mancha del pecado original en el primer instante de su concepción, por singular gracia y privilegio de Dios Omnipotente, en atención a los méritos de Cristo, y por ende todo los fieles han de creer firme y constantemente […]” (DS 1641).

Se declara, pues, a María exenta y libre de todo pecado, incluso del original, porque ya desde el origen del cristianismo, la Madre de Jesús aparece a los fieles como una Virgen totalmente pura, y por ello cabe atribuirle la santidad. Este dogma, a diferencia de los demás, no nace a raíz de responder o combatir una herejía sino que la Inmaculada Concepción fue definida directamente para la gloria de María.

Hemos visto que todas las gracias que convienen a la Madre de Dios, son atribuidas a María, pues, ¿convenía que la Madre de Dios fuese concebida en el estado de enemistad o en el estado de amistad con Dios? La respuesta es  más que obvia. 

“Tú eres toda hermosa, ¡oh Madre del Señor!; tu eres de Dios gloria, la obra de su amor. ¡Oh rosa sin espinas, oh vaso de elección!, de ti nació la vida, por ti nos vino Dios. Sellada fuente pura de gracia y piedad, bendita cual ninguna sin culpa original. Infunde en nuestro pecho la fuerza de tu amor, feliz Madre del Verbo, custodia del Señor” (Himno, I vísperas, Solemnidad de la Inmaculada Concepción)

El dogma de la Asunción fue proclamado por el Papa Pío XII, el 1° de noviembre de 1950.  Declaramos: “Que la Inmaculada Madre de Dios, siempre Virgen María, cumplido el curso de su vida terrestre, fue asunta al cielo en cuerpo y alma a la gloria celestial” (DS 2333). 

Por eso, a la manera que la gloriosa Resurrección  de Cristo, fue parte esencial y último trofeo de esta victoria; así la lucha de la Bienaventurada Virgen, común con su Hijo, había de concluir con la glorificación de su cuerpo virginal (DS 2332).

“¡Al cielo vas, Señora, allá te reciben con alegre canto; ¡oh, quien pudiera ahora asirse a tu manto para subir contigo al monte santo” (Himno, II Vísperas de la solemnidad de la Asunción de la Virgen María)

Nuestro Dios a través de la Santísima Virgen María nos enseña el camino  para ir hacia Él. Que María, por medio de estas cuatro verdades de fe, nos ayude a dirigir nuestras vidas por el bien y que su modelo de vida sea siempre inquebrantable para todos los que con mucho amor le rendimos veneración.

Diác. Luis Osvaldo Cortés Rosales

Virgen María, Rosa mística…

Virgen María, Rosa mística…

Virgen María,

rosa  mística…

Evangelización

La Iglesia católica puede adquirir, retener, administrar y enajenar bienes temporales para alcanzar sus propios fines (CIC 1254,1); específicamente tiene esta tarea para hacer llegar a sus miembros a una espiritualidad plena, a través de la devoción de imágenes como obras de arte, que elevan el espíritu de admiración y belleza estética en nuestras almas; la misma Iglesia posee tesoros de esta categoría de los cuales cuida y hace cuidar con sensibilidad.

Era otoño de 1919, con gran admiración y asombro, todo el pueblo de Aguascalientes recibió la singular y bella imagen de la Virgen de la Asunción como patrona de nuestros corazones… Todo estaba quieto en aquella recién Catedral de la Villa de las Aguas Calientes; al centro de la misma, un ciprés se presentaba como  verdadero trono hecho de mármol a fin de resguardar a “Nuestra Señora de Aguascalientes”, ––dijo el entonces Obispo Don Ignacio Valdespino y Díaz––, quien adquirió dicha imagen que aún veneramos.

Desde Barcelona, España, viene viajando una gran obra de arte catalán hasta el “continente de la esperanza”, ––como lo llamaría el Papa Juan Pablo II––, para desembarcar en el puerto de Veracruz y luego trasladarse a la Ciudad de México. Posteriormente, por los caminos de hierro llegaría a Aguascalientes con una entrada triunfante. “Fue así que en alguno de esos talleres artesanales, el arte divino plasmó la imagen de la Reina del Cielo. Fueron las manos del artista catalán quien robó del cielo el diseño y el modelo artístico de la escultura de una mujer que por unos instantes bajó del cielo, para quedar grabada en la Virgen María en su advocación de la Asunción”. 

Las grandes devociones marianas estaban, y siguen muy marcadas en nuestros días en México, tan es así que… “desde el Río Bravo hasta el Usumacinta, desde el Océano Pacífico hasta el Golfo de México, de las tierras de indígenas, criollas y mestizas, de las altas montañas y volcanes ardientes se difundió el Evangelio de Cristo con la suave y tierna voz de la Virgen María, de ahí que podamos gritar que ¡México es mariano por naturaleza!”. 

––Quiero estar presente donde todos mis hijos… ellos de corazones cálidos que se admiran de mi presencia y no desfallecen en orar a Dios Padre que interceda a través mío para llevarles consuelo…––

Una bella flor se puede expresar desde lo profundo de nuestro ser, todos podemos admirar grandes obras de arte como la imagen antes mencionada, sin embargo, existen tantas obras que pueden ser admiradas y veneradas con gran delicadeza y recogimiento cristiano. 

Por mencionar algunas, propias de nuestra Diócesis, hagamos una pequeña peregrinación para conocerlas. Este caminar va desde Los Azulitos, Jal., hasta el norte del Estado en Asientos. ––Llegando a nuestro primer destino honramos a la también imagen de la Virgen en su advocación de la Asunción, cuya figura religiosa de madera blanca se veneraba en la entonces Parroquia de la Villa de las Aguas Calientes, ahora Catedral; aquellos detalles propios de su tiempo la hacen lucir esplendorosa. Siguiendo nuestro peregrinar nos lleva al centro de la ciudad, en la iglesia de San Diego, con la bella imagen de la Inmaculada Concepción que contemplamos allá en lo alto, en su trono de Madre de Dios y nos observa a nosotros sus hijos. Continuamos el camino por las calles centenarias de la ciudad para llegar a uno de los barrios más legendarios, la iglesia de San Marcos,––como mayormente se conoce–– aquí encontramos a la figura de Nuestra Señora del Carmen, ataviada con un ropaje glorioso que la hace lucir una inmensa ternura. De ahí nos vamos a un lugar vecino y también barrio pilar de la fundación de la ciudad, Guadalupe, que en su iglesia encontramos a Nuestra Señora de Guadalupe, que aunque no es escultura, sí está plasmada por el pincel del cielo en una pintura, y que se destaca en los ojos de los fieles. Desde este barrio, nos trasladamos hasta Asientos, Aguascalientes para deleitarnos con la hermosura de la imagen de Nuestra Señora de Belén, en la que percibimos un delicado trabajo de manos verdaderamente artesanas y que la modelaron con el corazón––.

Valdría la pena que hagas esta peregrinación junto con nosotros en alguno otra ocasión que te sea posible querido lector, sólo para darte cuenta del gran valor y tesoro con el que cuenta nuestra Diócesis y aprendamos a valorar y respetar nuestras imágenes religiosas como se merecen, así ayudar a la Iglesia en su sostenimiento y el cuidado de este valiosísimo arte. Es importante recordar que los fieles tienen libertad para aportar bienes temporales en favor de la Iglesia (CIC 1261,1).

Esteban Márquez González

María, madre de la Iglesia

María, madre de la Iglesia

María, Madre de la Iglesia

Evangelización

Hablar de la santísima Virgen María en nuestra Iglesia católica toma un papel fundamental y una trascendencia importante; es Dios quien, por medio de ella realiza la obra redentora. Con su “fiat” generoso, asumiendo como mujer sencilla, acoge en su vientre maternal y en su corazón inmaculado al Hijo de Dios y a su vez se concibe como madre de todos los hombres y símbolo perfecto de la maternidad espiritual de la Iglesia, lo cual lo confirma Jesús en la cruz.

  Viendo a su madre y al lado al discípulo amado, dice a su madre: “Mujer, ahí tienes a tu hijo.” Después dice al discípulo: “Ahí tienes a tu madre” (Jn.19, 26-28). Es claro que en este hecho podemos percibir el amor inmenso de Jesucristo hacia su Iglesia, que cede a su Madre como fiel acompañante y modelo de fe y puente de unión con Cristo a todo cristiano. El Papa Pablo VI, quien será canonizado el próximo 14 de octubre, dirigiéndose a los padres conciliares el 21 de noviembre de 1964, declaró que María Santísima es Madre de la Iglesia, situando a María como madre de todos los hombres y especialmente de los miembros del Cuerpo místico de Cristo desde que es madre de Jesús en la Encarnación. El Papa Francisco, con el decreto Ecclesia mater, del 11 de febrero de 2018, instituyó la memoria de María, Madre de la Iglesia, que se celebra el lunes después de Pentecostés, para favorecer el crecimiento del sentido materno de la Iglesia en los pastores, en los religiosos y en los fieles, como también de la genuina piedad mariana.

La Iglesia, desde sus inicios y a través de los siglos, se ha venido acompañando del amor maternal de la santísima Virgen María, que es quien abraza con ese mismo amor del Hijo y lleva a su Iglesia al encuentro con él.  Con la presencia de la santísima Virgen María en el caminar de la Iglesia podemos descubrir que todo el Cuerpo Místico de Cristo experimenta y acoge ese amor maternal y es por ello que de él nace y tiende a manifestarse con gran amor y gratitud. 

Sin duda que la Tradición y el Magisterio de la Iglesia han hecho un gran esfuerzo por mantener y avivar en el espíritu de los cristianos ese amor incesante por la Madre de Cristo. Si echamos un vistazo en la historia del Magisterio podemos constatar que a lo largo del tiempo se han escrito documentos doctrinales de gran relevancia para fomentar, resaltar, reavivar el culto y la devoción mariana en nuestra Iglesia comprendiendo que la devoción de la Iglesia a la santísima Virgen María pertenece a la naturaleza misma del culto cristiano. 

San Agustín señala que María es madre de los miembros de Cristo, porque ha cooperado con su caridad a la regeneración de los fieles en la Iglesia; san León Magno afirma que el nacimiento de la Cabeza es también el nacimiento del Cuerpo e indica que María es, al mismo tiempo, madre de Cristo, Hijo de Dios, y madre de los miembros de su cuerpo místico, es decir, la Iglesia. 

En efecto, la Madre, que estaba junto a la cruz (cf. Jn 19, 25), aceptó el testamento de amor de su Hijo y acogió a todos los hombres, personificados en el discípulo amado, como hijos para regenerar a la vida divina, convirtiéndose en amorosa nodriza de la Iglesia que Cristo ha engendrado en la cruz, entregando el Espíritu. A su vez, en el discípulo amado, Cristo elige a todos los discípulos como herederos de su amor hacia la Madre, confiándosela para que la recibieran con afecto filial.

María, solícita guía de la Iglesia naciente, inició la propia misión materna ya en el cenáculo, orando con los Apóstoles en espera de la venida del Espíritu Santo (cf. Hch 1, 14), y continúa con nosotros acompañándonos en nuestra peregrinación de la fe.

 Sin duda que es fundamental concebir a la santísima Virgen María como modelo de fe en la Iglesia, puesto que descubrimos en María el acto más grande de fe al aceptar ser madre del Verbo Encarnado.  En la Exhortación Apostólica Marialis cultus el Santo Padre Pablo VI propone a María como Virgen oyente” que acoge con fe la Palabra de Dios: fe que para ella fue premisa y camino hacia la Maternidad Divina. Por tanto se puede descubrir que la Bienaventurada Virgen María concibió creyendo y da a luz creyendo. María concibe, llena de fe, a Cristo en su mente antes que en su seno.  Fe que pone de manifiesto la voluntad del Padre que se encarna y se realiza en el vivir de la Iglesia, es decir, la Iglesia siempre tiene que estar abierta a la escucha de la Palabra, puesto que es ella quien la acoge, la proclama, la venera y la distribuye a los fieles como pan de vida.  

La Iglesia es alimentada por la fe. María la impulsa a mantenerse en actitud oyente y por consiguiente a una disposición orante donde abre su espíritu en expresión de glorificación de Dios. Es aquella en  quien podemos contemplar como Madre orante que intercede por la Iglesia.

Hablar de María para todos los cristianos es hablar de una Virgen pura e Inmaculada de una prodigiosa maternidad, constituida por Dios como tipo y ejemplar de la fe. María es nuestra Madre común que reza por la unidad de la familia de Dios que precede a todos al frente del largo séquito de testigos de la fe en la unión con el Señor, el Hijo de Dios, descubriendo en ella una presencia permanente en toda la extensión del misterio salvífico.

La fe con que María alumbra el caminar de la Iglesia desemboca en la confianza que el fiel expresa a través de su gratitud y devoción amorosa y profunda que nace del sentimiento más noble y humilde al sentirse protegidos y acompañados por la madre de Dios.

Al hablar de la santísima Virgen María como Madre, podemos descubrir una función implícita que lleva consigo, que es la acción de “Mediadora” ya que en virtud de madre amorosa pide e intercede ante el Hijo por su Iglesia. La unión tan estrecha entre la Madre y el Hijo pone a la Iglesia en medio de un amor incesante que prevalece y derrama en bendiciones y abundantes dones para el caminar de la Iglesia, a su vez, la misma Iglesia es de donde toma su fuerza para edificarse, santificarse y glorificar a Dios. 

En la Iglesia podemos descubrir una gran cantidad de signos, expresiones que constatan esta necesidad de sentir y reconocer a María como Madre e Intercesora que conduce a Cristo. El fiel cristiano se dirige a María con un espíritu fervoroso que trasciende y pone la esperanza en que la intercesión de nuestra santísima Madre nos haga contemplar a su Hijo y poder participar de la vida celestial. María siempre está al pendiente de nuestras necesidades, ella nos prevé de los medios necesarios. Al igual que se dirigió a los siervos de las bodas de Caná: “Haced lo que Él os diga” (Jn 2, 5). Palabras que a su vez nos muestran que ella es quien nos invita a poner toda nuestra confianza en el Hijo.

 «Bajo tu amparo nos acogemos, Santa Madre de Dios; no deseches nuestras súplicas en las necesidades, sino líbranos de todos los peligros siempre, Virgen gloriosa y bendita».

Gilberto López Alférez